• Las dudas por la propiedad de la mina Santa Ana de Curanilahue traban la solución a la huelga.

    Las dudas por la propiedad de la mina Santa Ana de Curanilahue traban la solución a la huelga.

    Pese a que un grupo de mineros fueron recibidos en Santiago por la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, el conflicto que llevó a los trabajadores a tomarse la Mina Santa Ana de Curanilahue está lejos de solucionarse, principalmente debido a la poca claridad respecto de la propiedad del yacimiento.

    Tal como consignó el Diario El Sur, como principal dueño de la mina aparece el empresario Rodrigo Danús, quien sin embargo asegura que se desligó del proyecto el año pasado.

    El abogado del sindicato de trabajadores, Rafael González, dijo a El Sur que hay una demanda por la seguridad y por las condiciones de trabajo en general de la mina, la que fue presentada en diciembre pasado y por la que Danús y Paul Fontaine -quien era o sería el otro dueño- ya estarían notificados.

    Por parte de los trabajadores, en tanto, hubo cierta decepción tras la reunión con la titular del Trabajo, tal como lo manifestó el presidente del sindicato Luis Chandía, quien dijo que desde la cartera les reiteraron que se trata de un problema entre privados y que el gobierno no podría intervenir.

    Los mineros piden el pago de remuneraciones de julio y lo que va de agosto, así como el pago de cotizaciones de los últimos 11 meses, entre otras peticiones.