Hijo se reencuentra con su madre tras 14 años separados gracias a Carabineros de Subcomisaría Los Álamos

Hijo se reencuentra con su madre tras 14 años separados gracias a Carabineros de Subcomisaría Los Álamos

En un hermoso abrazo se unieron madre e hijo, tras estar 14 años separados, gracias a las gestiones realizadas por  Carabineros de la Subcomisaría Los Álamos, a través de la encargada de integración comunitaria, Sargento 2do.  Iris Valencia, quién tras el llamado de ayuda de Isaac Soto de 18 años de edad, no dudó en actuar.

“Para nosotros como Carabineros de Chile, una de las actividades más bellas que nos permite nuestra profesión, es ayudar a familias que, por diversas circunstancias de la vida, se han separado, o han dejado de verse. Lograr acercarlas nuevamente, y como hoy, poder ser testigos de ese abrazo, para nosotros como carabineros es muy enriquecedor”, manifestó el comisario de la Segunda Comisaría de Lebu, mayor Alex Alberto Lepe Gallardo, de cuya unidad depende  la Subcomisaria Los Álamos.

Cabe destacar, que el joven Isaac se acercó a Carabineros porque siempre tuvo la inquietud de encontrar a su madre, qué por circunstancias de la vida se alejó de él cuando solo tenía cuatro años.

“Estaba en mi casa en Santiago y vi llegar a carabineros quienes me preguntaron por mi hijo, yo le dije, sí, tengo dos hijos, uno vive conmigo y del otro nada sé hace años. Ahí ellos me dijeron, señora, su hijo la busca. Para mí fue una enorme emoción, siempre lo quise tener, recuperar, pero no sabía si él me aceptaría después de tantos años; gracias a carabineros por hacer esto posible”, señaló Celia Molina Silva, madre de Isaac.

Por su parte la Sargento 2do. Iris Valencia, señaló que “para ella como carabinera, es muy importante la labor que realizamos de ayudar a la comunidad, ubicar y reencontrar algún familiar o ser querido que, por alguna razón o circunstancia del destino, se mantuvieron separados (…) es una satisfacción personal y es un orgullo el poder contribuir a que esto se logre, porque para ellos uno debe involucrarse con emociones y sentimientos de las personas que acuden a nosotros,  para  no defraudarlos y no crear falsas expectativas”.